Permíteme ser algo cada minuto de cada hora de mi vida. Permíteme ser alegre. Permíteme ser triste. Que tenga frío. Que esté abrigada. Que tenga hambre, que tenga demasiado para comer. Permíteme también andar andrajosa y bien vestida. Que sea sincera o falsa. Que sea franca o mentirosa. Honorable o pecadora. Pero permíteme ser algo en cada bendito minuto. Y cuando duerma, permíteme soñar todo el tiempo para no se malgaste la mínima porción de vida.

2 comentarios:

Perezoso dijo...

Mejor alegre Adri!

Un besazo!

Psicodélica dijo...

Cuantas más cosas somos, más queremos ser.
Pero es lo mejor.
Impresionante esta entrada!