-
Me hace especial gracia la gente que desprecia los nuevos trabajos de los grupos cuando éstos deciden separarse de sus orígenes. No faltan comentarios del tipo "se han vendido", "no saben qué quieren hacer y terminan haciendo ésto, que dan ganas de pisarlo, y más si se compara con lo primero que sacaron" o "se agotó la inspiración, y se ven obligados a innovar, a hacer ésto, que es como un insulto a lo que siempre han sido". Es curioso que seamos tan pro del estancamiento musical, cuando en nuestra vida personal lo que más deseamos es evolucionar, ir cambiando. A mí me horrorizaría pensar que soy la misma que hace cuatro años. Tener los mismos sueños, las mismas ideas, seguir en el mismo punto. Y quiero creer que no soy la rara, que a todo el mundo le ocurre algo similar. Está bien que a veces pienses "me quedaría así para siempre", pero en el fondo, nunca se habla en serio con comentarios de ese tipo. Pues con la música, que no es sino expresión del hombre en todos sus aspectos, ya que para algo es invento de él, ocurre o debería ocurrir lo mismo. Un grupo que no madure, que siga creando lo mismo que en sus inicios es un grupo colmado, agotado. No es cuestión de renunciar a lo que siempre has sentido ser, ni a tus principios, ni a tus gustos, simplemente consiste en ir experimentando con algo nuevo. Puede ser que te choques de bruces, que no dé el resultado esperado pero, por qué no, también puede ocurrir lo contrario. Descubrir que en esencia eres el mismo, pero con nuevos horizontes ante ti. Como todo el mundo ansía estar.

El caso de Los Planetas yo lo encajo aquí. Odio que la gente compare Una Ópera Egipcia con los primeros temas de Súper 8 o Pop, y que se base en estas comparaciones para decir que les ha degradado como grupo. No puedes servirte de una única escucha de su último trabajo para devalorar esta curiosa Ópera Egipcia. El hecho de que el flamenco predomine, o al menos su influencia sea la más patente puede echar para atrás a muchos (como a mí en un primer momento) pero no es lo único que puede escucharse. Los Planetas siguen estando ahí, con su eterno aire POP, sus letras directas como dagas, su odio permanente... Los Planetas continúan siendo los mismos que aquellos que se ganaron a pulso el ser el gran icono de la música independiente nacional. Los Planetas siguen ahí, y lo demuestran. A través de un viaje que te lleva a lo más profundo del sur. A lo más profundo de mi más oscuro yo.

No hay comentarios: