Después de 18 días entre sentencias, recursos de inconstitucionalidad, cuestiones prejudiciales, antinomias, y porqué no lagunas. Después de capitalizar, descontar, buscar tasas de rentabilidad, eficiencia, producción e inflación, he de decir que soy libre y que me encanta la economía. Pensé que no llegaría nunca el momento en el que defendería que la economía es bonita, pero todo a su tiempo, y el tiempo llegó.

1 comentario:

Ann dijo...

Pues sí. Viva la economía. A mí me apasiona y eso que llevo tan solo meses dándola y muy por encima, y encima con -ASUN- jajajaja. Me encanta verte libre y feliz, así quiero que sea y que dure mucho mucho.
Empieza la cuenta atrás bucólica mía, 18 días para el acontecimiento más apoteósico del año.
Te veo pronto y te achucho fuerte, que me apetece :) MMMMUA!