Últimamente escucho lo nuevo de Sidonie y me pongo tontita, y digo yo que esto no puede ser nada bueno. O si no lo terminan de conseguir estos catalanes, es oír a Lori con su Saudade (en parte por la influencia de las noches a los años 20) y terminar de rematarme. Y ahora que digo ésto, voy a poner fin al reproductor del blog, porque es culpable de que tenga esto más que muerto, que meterme aquí y oír una musiquilla cortando mi paz espiritual es más que agotador.

Y voy yo y hablo de paz espiritual...

2 comentarios:

Viviendo deprisa para no pensar. dijo...

cuzaaa.(L)
tequieero!

Abriendoportalesdeuncalentón dijo...

Siempre las locuras cambiarán nuestro mundo.

Por favor Audrey, ven. Te lo pido por favor, un día más en Nueva York, Oh, Oh, ¡OH!